Registrar una marca comercial y un logotipo

registrar-una-marca-comercial
Cuando tienes un proyecto de empresa consolidado, una de las medidas que puedes tomar para afianzarlo es registrar una marca comercial y los elementos asociados a ella. Tienes ante ti la opción del registro nacional y la del internacional, y los procedimientos a seguir son diferentes. Los repasamos.

Trámites para registrar tu marca

Lo primero que debes hacer es averiguar si el nombre está disponible como dominio web. La finalidad es que ese dominio y el nombre registrado coincidan. Para ello puedes buscarlo en un registrador web, que te dirá si ya está utilizándose. El proceso durará solo unos segundos. Si está disponible, lo siguiente será realizar una consulta para saber si puedes registrar tu marca en Oficina Española de Patentes y Marcas, OPEM. Al igual que has hecho con el registrador de dominios, consulta en la OPEM, en la Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea o en la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual si tu marca ya ha sido registrada con anterioridad. En caso de que esté disponible, ya puedes llevar a cabo la tramitación en línea a través de la web de la OPEM.

Comienza haciendo clic en el apartado de «Trámites para signos distintivos». A continuación, ve a al área de solicitud de «Marcas, nombres comerciales y marcas internacionales». Haz clic sobre «Solicitud de marca o nombre comercial». Seguidamente, cumplimenta los apartados con los datos del solicitante y representante. Incluye también los de la marca y su nombre comercial. Si tu intención es, además, registrar un logo para tu empresa, inclúyelo en este apartado.

Después de esto, solo queda archivar el borrador de la solicitud en tu ordenador, realizar el abono y hacer efectiva la presentación del trámite haciendo clic en el apartado habilitado para tal efecto. Con esto habrás acabado el proceso. No obstante, te recomendamos que guardes una copia del borrador por si necesitas consultarlo o utilizarlo como comprobante en un futuro. Haz lo mismo con el justificante del trámite.

Obtención del registro: resolución y plazos

Ya has realizado todos los trámites necesarios y has entregado la solicitud de manera telemática. Ahora deberás esperar un tiempo hasta la concesión del registro de marca nacional. La resolución definitiva suele obtenerse, aproximadamente, un año después de la tramitación. Por lo tanto, si deseas contar con el registro en una fecha concreta, ten en cuenta que los plazos son relativamente largos. Haz las gestiones oportunas con la antelación necesaria para disponer de él en el momento en que lo vayas a necesitar.

No obstante, al pasar ese periodo aproximado de 12 meses puede que no te llegue una resolución definitiva; esta podría ser provisional, a falta de cumplir con algunos requerimientos que te hagan desde la OPEM. Esto suele estar motivados por la falta de documentación acreditativa. Si entregas lo que falta, el proceso continuará su curso. Eso sí, esto puede prolongar el periodo de espera unos 8 meses más.

Plazo de vigencia del registro

Cuando ya tengas la marca registrada y cuentes con la resolución definitiva, disfrutarás de un periodo de vigencia de un año. Cuando pase ese tiempo, tienes la opción de declinar la renovación y que el registro pierda efecto. También puedes optar por la renovación de diez años. Esto implica un nuevo abono de las tasas correspondientes.

Registro internacional de una marca

Las empresas que proyectan internacionalizarse podrían tener en mente el registro de su marca en otros países. De esta forma su logotipo y el resto de su imagen corporativa estaría sujeta a la legislación, y contaría con todas las garantías legales. Además, en caso de hacerlo podrás usar el símbolo ® en tu logo. Para llevar a cabo este trámite, antes deberás contar con el registro nacional. Es decir, que deberás haber pasado por todo el proceso indicado anteriormente. Además, la imagen corporativa que vas a registrar debe ser la misma que ya has registrado en el ámbito nacional. Todo debe ser idéntico, desde el nombre, al diseño del logotipo, su tipografía y todos los detalles identificativos asociados.

Además, por descontado, la actividad de la empresa debe ser la misma. Es decir, que no puedes comercializar unos productos y servicios en España y cambiar de actividad en el extranjero. Cumpliendo con estas condiciones, puedes empezar con los trámites. La solicitud se entrega en el Registro Internacional en la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual. Allí se revisa por tres organismos: la OPEM, la Oficina Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) y la Oficina Nacional del país o países donde vayas a extender tu negocio. Los plazos de vigencia y renovación son los mismos que en los registros nacionales.

Como ves, registrar una marca comercial y su logotipo es un proceso bastante sencillo. Sigue estos trámites y podrás disfrutar de una marca totalmente legal, protegida y regularizada. Tendrás el derecho exclusivo sobre todos los productos o servicios que la incorporen.

~~~~

~~~~

~~~~

Otros artículos relacionados:


5 errores más comunes a la hora de emprender

Gracias a la participación de las profesionales del emprendimiento: Catalina Trujillo, Esther Perelló, Marta Mirapeix, Noemí Boza y Raquel Durán, hemos podido extraer, aquello que no se acostumbra a contar, esa parte de la historia que nunca es tan agradable… Los errores.

5 consejos para emprendedores por mujeres emprendedoras

Este 18 de noviembre, en Xtudeo, hemos tenido la oportunidad de poder celebrar, junto a cinco grandes mujeres emprendedoras, el día internacional de la mujer emprendedora. Anécdotas, experiencias, errores y aprendizajes nos han permitido conocer la realidad diaria del mundo del emprendimiento. Pero, no satisfechos con haber podido disfrutar de estos testimonios en directo, vemos necesario la creación de un artículo que recoja, en la medida de lo posible, aquellos aspectos imprescindibles a la hora de aventurarse en el emprendimiento. Por este motivo, hemos decidido dedicar el artículo de hoy a explicar una serie de tips que, seguro, te serán útiles a la hora de emprender, ¡Empezamos!

Cultura organizacional: qué es y 5 pasos para implementarla

¿Qué es la cultura organizacional? Es un concepto que hace referencia a una serie de valores, principios y formas de actuar en el seno de tu negocio. Son aquellas señas de identidad que determinan el tipo de personas que trabajan en ella y la forma de relacionarse, ya sea entre los empleados, con los clientes, con los proveedores o con el resto de la sociedad.

1