La RSC y su papel fundamental en el futuro de las empresas

responsabilidad-social-corporativa

Si eres el propietario de una empresa, los días de mirar solo en los ingresos han muerto. Aunque los beneficios siguen y seguirán siendo una de las principales razones de ser de las empresas; ha llegado una nueva era en la que las empresas empiezan a poner el foco en su RSC (Responsabilidad Social Corporativa).

Aunque unos años atrás, toda la convicción de los compradores se basará en la ley de lo más barato. Hoy, esta ley empieza a tambalearse. No nos engañemos, en muchos casos sigue vigente. Pero, en otros, hay muchos otros aspectos que inspiran la decisión de compra.

Los consumidores, con el paso del tiempo, han pasado a ver el mundo de las marcas como un reflejo de su identidad. Las redes sociales han cambiado mucho el paradigma de compra. La red se ha convertido en un escaparte de tu marca personal. Lo cual, exige una gestión empresarial coherente y con un compromiso que, años atrás, no se exigía con tanta vehemencia.

Por este motivo, la RSC se ha convertido en un elemento fundamental para las empresas de la actualidad. Ser una empresa social, económica y medioambientalmente responsable es más determinante que nunca si se quiere prosperar como organización.

¿Qué es la Responsabilidad Social Corporativa?

La Responsabilidad Social Corporativa es aquella actitud que toma la empresa respecto al entorno en el que se encuentra. Entendemos como RSC el conjunto de decisiones económicas, sociales y medioambientales que toma una empresa a nivel interno y externo para garantizar el bienestar. Va más allá de acciones puntuales, es toda una filosofía que está integrada en la empresa.

De hecho, en 2015 la empresa Cone Communications hizo un estudio sobre el impacto de la Responsabilidad Social Corporativa en las empresas, y obtuvo dos datos muy sobresalientes: Un 91% de los consumidores espera que las empresas operen de manera responsable para abordar de manera responsable las problemáticas sociales y medioambientales. Y, un 84% afirman que buscan productos que sean responsables.

¿Cuáles son las ventajas de la RSC?

 

  • La RSC puede ayudarte a retener y atraer nuevos talentos

Una de las principales razones por las que la gente aplica para trabajar en una empresa es por su Responsabilidad Social Corporativa. La estrategia de RSC es muy esclarecedora a la hora de cómo la empresa se preocupa por su desarrollo de colaboradores. Una empresa comprometida con su entorno es mucho más probable que tenga en cuenta las necesidades de los trabajadores y que vele por el bienestar en el trabajo. Lo cual, impacta también en el rendimiento de los trabajadores. Formando equipos más motivados y con entornos más positivos.

  • Mejorar la percepción de los clientes de tu marca

La competencia entre empresas en la actualidad es comparable a una jungla. Solo sobrevive el más fuerte. No obstante, la diferenciación puede jugar un rol clave a la hora de mejorar tu percepción delante del escrutinio constante de los consumidores. Y, esta diferenciación pasa por trabajar en una Responsabilidad Social Corporativa que crea en los ideales de la empresa, y que no solamente permita atraer a nuevos compradores, sino dar a conocer la marca a través de distintos medios.

Posicionarse delante de las distintas problemáticas sociales ofrecerá una visión más amplia y ayudará a construir una conciencia colectiva en la que tu empresa esté presente en ese diálogo.

De acuerdo con la encuesta realizada en 2015 por Nielsen, más de un 50% de los clientes están dispuestos a pagar más por un producto que es de una empresa sostenible. Lo cual, envía un mensaje claro de que los consumidores ya no priorizarán ni se mantendrán junto a las empresas únicamente enfocadas a generar dinero.

  • Es un indicador de responsabilidad con los inversores

Un informe del 2016, de la empresa americana: Aflac, asegura que invertir en la RSC no es visto como una pérdida de dinero, sino como un indicador de una vocación y transparencia en la gestión de equipos que puede prevenir algunos pasos en falso.

El estudio resalta que un 61% de los inversores consideran la RSC un signo de comportamiento ético corporativo, lo cual reduce significativamente el riesgo de inversión.

  • La RSC puede ayudar a reducir gastos

La RSC, como hemos mencionado, puede ayudar a retener y atraer talento. Y, además, ayuda a que los clientes tengan mayor predisposición a pagar más por marcas que están comprometidas con su entorno. Teniendo en cuenta que la rotación de personal puede suponer gastos por valor de miles de euros… Puede valer mucho la pena invertir en reforzar la Responsabilidad Social Corporativa.

  • Puede mejorar la relación con el consumidor

Muchas acciones de las relacionadas con la RSC están relacionadas con el contacto directo con las personas. Personas, las cuales se pueden convertir en tus posibles compradores o “embajadores” de marca. Por este motivo, es fácil que escuchando sus opiniones hacia las acciones que se están tomando desde la empresa se produzcan nuevas conexiones que permitan comprender las principales preocupaciones de los clientes. Es una medida perfecta para mejorar el engagement y crecer como empresa consciente.

En conclusión, las empresas ya no pueden estar únicamente orientadas a objetivos económicos. El éxito futuro de las empresas va a estar completamente determinado por la satisfacción de empleados, y clientes, y para conseguir eso la Responsabilidad Social Corporativa va a tener un rol fundamental

~~~~

~~~~

~~~~

Otros artículos relacionados:


¿Qué es el movimiento BCorp?

Los últimos años han ido calando en nosotros un claro mensaje: no hay un planeta B. Prácticamente, todos los agentes de la sociedad han ido siendo partícipes de la revolución a favor del medioambiente y de la concienciación social. No obstante, en esta nueva realidad, las empresas han desarrollado un rol poco definido y concluyente.

4 técnicas imprescindibles para ser una empresa consciente

¿Ser o no ser? Esa es la cuestión. O eso planteaba Shakespeare en su histórica obra, Hamlet. Unos siglos después, su histórica frase no ha caído en el olvido. Y es que a día de hoy: ¿Ser o no ser consciente? Esa es la cuestión.

Digitalización e impacto en la sostenibilidad de las empresas

Digitalización y sostenibilidad han sido dos términos con  que se nos ha ido integrando mucho en los últimos tiempos. Y, sin duda, para asegurar un futuro para nuestro planeta, digitalización y sostenibilidad van a tener que trabajar de manera conjunta para conseguir solucionar los errores del pasado.