Los 5 errores que no has de cometer a la hora de hacer un Backup

backup

¿Qué es un Backup?

Antiguamente los monjes de los monasterios transcribían los manuscritos antiguos para preservar lo que en ellos incluían. En definitiva, estaban realizando una copia de seguridad. Siglos después nos encontramos en la era digital donde todos los datos e información, ya no solo de las empresas y organizaciones, sino los nuestros propios se hayan en servidores y otros medios de almacenamiento.

Un backup no es sino una copia de seguridad a mayor o menor escala.
Puede ser una versión reciente de la información contenida en todos los equipos de nuestra compañía, o puede tratarse de servidores completos con grandes cantidades de datos.

Gracias a las copias de seguridad, conseguimos tener un plan de acción en caso de que se produzca un problema con los sistemas de la empresa. De esta manera, en caso de que perdamos parte o toda la información, un servicio o ciertos sistemas de operación en la empresa, podremos recuperarnos rápidamente. Con esto reducimos el tiempo de respuesta ante la incidencia, y tendremos capacidad de maniobra en cualquier circunstancia adversa.

Los backups permiten, que en la empresa tengamos la tranquilidad de saber que la información siempre se guarda en una copia.
Puede tratarse de una copia creada de forma automática cada cierto tiempo, o de un procedimiento que llevemos a cabo de forma manual.
En todo caso, el objetivo es el mismo: mejorar la seguridad de la empresa y reducir al mínimo el tiempo de reacción frente a un problema.

Tipos de Backup

Existe una gran cantidad de tipos o modelos de copias de seguridad, que se diferencian por su manera de copiar los datos, velocidad y requerimientos de espacio.

Estos son algunos de los tipos de backup que nos podemos encontrar hoy en día:

  • Backup completo. El backup completo es el más básico y copia la totalidad de los datos, todos los archivos, carpetas, etc. en otro juego de soportes, que puede consistir en cintas, discos o en elementos remotos.
  • Backup incremental. El backup incremental o progresivo solo copia los datos que han variado desde el último proceso de guardado. Primero se realiza una copia de seguridad completa y las siguientes copias incluyen únicamente los cambios realizados desde la última copia de seguridad. Compara las fechas de modificación de los archivos y solamente copia los archivos con fecha más reciente.
  • Backup diferencial. Los backup diferenciales pueden situarse en término medio respecto a los dos anteriores. Es similar al backup incremental, pero empieza a diferenciarse a partir de la tercera copia de seguridad que hagamos. Copiará todos los datos nuevos o modificados desde la copia de seguridad completa anterior. Sin embargo, cada vez que se vuelva a ejecutar, seguirá copiando todos los datos que hayan cambiado desde la copia completa anterior.
  • Backup espejo. Este backup es comparable a una copia de seguridad completa. Crea una copia exacta del conjunto de datos, pero solamente se almacena la última versión en los elementos de los respaldos, sin rastro de las distintas versiones de los archivos. Es un reflejo fiel de la fuente que se está respaldando.
  • Backup sintético completo. Reconstruye la imagen de copia de seguridad completa usando todas las copias incrementales o diferenciales. Puede almacenarse en cintas en localizaciones externas, con la ventaja de que se reduce el tiempo de restauración.
  • Backup incremental inverso. Es una copia de seguridad incremental de los cambios realizados entre dos instancias de una copia espejo. Después de la copia completa inicial, cada copia sucesiva aplica los cambios a la anterior completa, creando una nueva copia de seguridad sintética completa cada vez, mientras se mantiene la capacidad de volver a las versiones anteriores
  • Backup de protección de datos continua (cdp). Permite una mayor cantidad de puntos de restauración con respecto a los demás tipos de copia de seguridad.

Una vez que elegimos el tipo de backup que más se ajusta a nuestras necesidades, es importante definir dónde será almacenado. En este sentido, los soportes más utilizados para el almacenamiento de la información varían con el paso de los años. De hecho, ya se han realizado respaldos en disquetes, cds, dvd,s, cintas magnéticas, discos blu-ray, discos rígidos externos, servicios de almacenamiento en la nube, entre otros.

El sistema de copia de seguridad 3,2,1 es básicamente una estrategia para asegurar la replicación de los datos de una empresa de forma ordenada frente a desastres. Básicamente se trata de realizar 3 copias de sus datos, almacenar en al menos dos soportes diferentes (local) y enviar una de estas copias a un lugar físico diferente (la nube). Lo ideal en esta regla es tener como mínimo 3 copias de seguridad de tus datos.

Los 5 errores que hay que evitar a la hora de hacer un Backup

Es importante conocer cuáles son los errores que podemos cometer, y prevenirlos. Sorprendentemente, es mucho más sencillo evitarlos de lo que se cree. Los 5 errores más habituales que se cometen a la hora de realizar un backup son:

  • No hacer copias de seguridad. muchas veces, por un descuido o por pensar que “eso no nos puede ocurrir” no realizamos un backup, y las consecuencias pueden ser nefastas.
  • Guardar en el mismo sitio los archivos duplicados. la copia de seguridad y los originales: esto sería el equivalente a guardar la llave de la caja fuerte… junto a la misma. De ocurrir algún incidente, perderíamos todo, lo que queríamos conservar y la copia de seguridad. Esta copia debe ser mantenida en un lugar diferente al que contiene los archivos originales.
  • No validar que el backup se haya realizado correctamente. usualmente, la copia de seguridad se realiza bajo el formato de un archivo comprimido. Éste puede corromperse y, si esto ocurre, el backup no sirve absolutamente para nada. Realizar un backup involucra una serie de procesos. No es suficiente con solo crear una copia, sino que es necesario verificar los archivos para asegurarse que los datos guardados estarán accesibles en caso de necesidad.
  • No ejecutar el backup periódicamente. las copias de seguridad deben ser realizadas con cierta frecuencia, especialmente si se producen cambios o actualizaciones en los archivos. De no hacerlo, si pasa demasiado tiempo entre un backup y el siguiente, podría perderse información importante.
  • No controlar los archivos del backup después de haber realizado una copia de seguridad, hay que mantener un control de qué archivo pertenece a cada equipo. En caso de que sea necesaria la recuperación de datos es clave que los mismos no sean restaurados en un equipo equivocado

Un backup puede evitar una catástrofe para la empresa o negocio, es importante que se realice de la mejor manera y sin cometer errores ni sobre confiarse.

~~~~

~~~~

~~~~

Otros artículos relacionados:


7 competencias digitales para la evolución de tu empresa

La adopción de competencias digitales básicas ha empezado a ser un elemento capital en el rumbo de las empresas. Y, las organizaciones cada vez deberán de trabajar más en la adopción de la formación continuada de sus trabajadores, para que puedan adaptarse a las distintas novedades tecnológicas.

Las 5 diferencias entre un Ecommerce y un Marketplace

Los números de la venta online se han disparado en la última década, y nada hace presagiar que el futuro vaya a ser optimista para los negocios físicos. El vender online ha permitido una gran democratización de gastos, permitiendo la creación de muchas nuevas marcas.

Digitalización e impacto en la sostenibilidad de las empresas

Digitalización y sostenibilidad han sido dos términos con  que se nos ha ido integrando mucho en los últimos tiempos. Y, sin duda, para asegurar un futuro para nuestro planeta, digitalización y sostenibilidad van a tener que trabajar de manera conjunta para conseguir solucionar los errores del pasado.