Los últimos años han ido calando en nosotros un claro mensaje: no hay un planeta B. Prácticamente, todos los agentes de la sociedad han ido siendo partícipes de la revolución a favor del medioambiente y de la concienciación social. No obstante, en esta nueva realidad, las empresas han desarrollado un rol poco definido y concluyente.